Sombras de Eberron

La guarida del vampiro
Sesiones 12 y 19 de diciembre 2016

Los héroes entran a la antigua estructura. En la poca luz los héroes logran observar que la primera habitación que los recibe es una sala con enormes columnas. Viejos grabados pueden ser vistos en las paredes, aunque ya desgastados por los milenios desde su abandono. En épocas remotas, esta estrucura fue un templo del Imperio Dhaakani, gobernado por los goblins en una era anterior a la llegada de los humanos al Khorvaire, y de cuya historia muy poco se conoce.

Los héroes entraron sigilosamente. Sabían que Lucan no era el único peligro que debía existir en aquel lugar, y debían mantener sus sentidos lo más agudo posibles ante cualquier peligro.

Varda y Kora llevaban las antorchas, y las columnas lanzaban enormes sombras sobre el lugar.

-“Esperen un momento, me parecíó escuchar un ruido en el techo, detrás de aquella columna”, exclamó Bo señalando una de las esquinas del cuarto.

En ese momento un poderosos gemido retumbó en el cuarto, y una criatura, parecida a una manta raya bajó volando desde el techo atacando a los héroes. Kiba levantó su espada y lanzó un golpe, mientras que Thorvald lanzaba un golpe con su espada larga y Nyx lanzaba una flecha.

“Esa criatura es llamaba un ‘Cloaker’, y es una aberración” gritó Kora mientras tenzaba una flecha en su arco, recordando que había escuchado hablar de ellas de los viejos guerreros de su tribu.

La criatura se abalanzó sobre Kiba, quien recibió un fuerte golpe de la cola de la criatura. Varda, sacó su varita de misiles mágicos y se aseguro que uno diera directamente al ser volador.

Weston tomó su arco y empezó a entonar un canto de guerra que había escuchado de uns mercenaríos en una caravana en viaje por Breland.

Aprovechando el impulso de adrenalina que el canto produjo, Bo tomó su espada en una mano y un hacha en la otra, un estilo de combate en el que había empezado a sentirse muy proficiente.

La criatura rápidamente fue rodeada por los héroes, y aunque pudo dar unos cuantos golpes, ninguno fue un daño mortal para los héroes, quienes pudieron matarlo antes de que pudiera huir.

Al ver el cuerpo de la criatura, se preguntaron cuantos cuartos y cuantas sorpresas tendría aquel viejo templo.

El resto de las ruinas resultaron estar llenas de peligros. Inmediatamente después, el grupo enfrentó un par de minotauros, logró recoger un grupo significaivo de gemas y al adentrarse en el templo, llegaron a las criptas donde enfrentaron otra extraña aberración conocida como un Otyugh, que con sus tentáculos logró causar fueres daños en algunos de los héroes en un cuarto inundado y posteriormente tuvieron que lidiar con gelatina ácida que casi los envuelve en medio de criptas.

Una vez que eliminaron los peligros, encontraron una puerta escondida que llevaba a un elevador. Los héroes tomaron este elevador, y este subió. Al salir, notaron que estaban en una de las habitaciones en lo alto del templo. Podían ver rayos de luz filtrarse por las ranuras en el techo. Este acceso al cuarto los puso exactamente detrás de un trono sobre el que se erguía una enorme estatua con forma demoniaca, sin duda alguno de los antiguos dioses de los Dhakaani.

En el trono estaba sentado Lucan Stellos.

Sin perder un segundo, Weston retomó el canto de guerra, y los demás empezaron a posicionarse alrededor del trono. Bo entró en su furia animal y tomando sus dos armas se lanzó a un lado del trono, mientras Kora se lanzaba hacía el otro, disparando una rafaga de flechas sobre el vampiro.

Lucan se levantó de su asiento y se lanzó del trono mientras la espada, Filo del Alma, se materializaba en sus manos.

Thorvald se arrodilló por un segundo e imploró el poder de la Hueste Soberana y sintió como sus brazos ganaban la fuerza de los dioses.

Varda empezó a lanzar hechizos, que parecían no afectar mucho a Stellos, acompañada de ataques con su espada de Nyx. Lucan sin embargo parecía esquivar cualquier ataque.

Kiba tomó su espada de dos manos y se lanzó sobre el vampiro, acorralándolo entre sus compañeros.

Lucan se volvió niebla y desapareció de en medio de ellos. Kora, que se mantenía a distancia con su arco pudo verlo materializarse en lo alto de la estatua.

Sin pensarlo, Weston tomó su varita mágica y lanzó un hechizo al vampiro. Aunque poco, era notable que los ataques le causaban un poco de daño a Lucan y que se empezaba a desesperar.

Lucan lanzó un fuerte golpe que dio en el pecho de Kiba, causando una profunda herida. Los héroes podían observar como la sangre que dejaba la herida, era consumida por el filo de la espada.

UN golpe similar siguió, esta vez alcanzando a Bo en un costado. Los golpes con aquella espada eran casi mortales, y los héroes, veían como sus fuerzas se empezaban a agotar.

Sin embargo, eso no les detenía. La cacería que había iniciado a caballo desde Sharn tenía que parar y los héroes estaban decididos a terminar con Stellos o a morir en el intento.

Kora logró alcanzarlo con 3 flechas y este volvió su mirada hacía la mediana con sus ojos llenos de odio, sin embargo, este descuido abrió una oportunidad para que Thorvald le acestara un golpe por un costado y Nyx clavara su delgado estoque por el otro.

Lucan empezaba a verse debilitado, y esto hizo que Bo y Kiba redoblaran sus esfuerzos en atacarlo. Bo logró alcanzarlo con su espada en la derecha, mientras que Lucan logró detener el ataque de su hacha, y Kiba aprovechó la oportunidad, invocando el poder sagrado otorgado de los paladines de la Llama Plateada paa dar un golpe certero en el pecho. El golpe con aquella gigante espada de dos manos fue más de lo que Lucan Stellos pudo aguantar, y su cuerpo empezó a convertirse en ceniza.

Thorvald no dudó ni un segundo y lanzó su capa sobre la espada que cayó al suelo.

Mientras Weston, encontró a la hermana de Lucan que se encontraba en muy mal estado después del combate en el tren unos días atrás. Los héroes lograron curar un poco sus heridas y decidieron llevarla presa.

Stellos había sido vencido.

Un día después, el grupo de héroes entró al pueblo de Aruldusk, dentro del territorio de Thrane. Un pequeño pueblo por donde el tren pasaba. Buscaron una posada, donde pidieron un cuarto común y se dispusieron a descansar mientras meditaban que hacían con la hermana de Stellos.

Una sirvienta interrumpió la conversación, y les dijo a los héroes que la cena estaba lista, que por favor fueran al comedor de la posada.

Los héroes, aunque habían podido sanar sus heridas, acumulaban días de cansancio y de mala alimentación, prácticamente desde que la cacería por Stellos empezó. Después de limpiarse un poco salieron al salón.

l salón estaba vacío, y en una de las mesas, repleta de comida, se encontraba Viorr Maelek, quien los había contactado para caprurar al agente Stellos.

Viorr les explicó que no fue difícil dar con ellos después de que cayeron los bacos voladores y el tren fue descarrilado, pero que ya se están encargando de que ninguna de las dos acciones recayera sobre los héroes, quienes trabajaron como agentes contratados por el gobierno de Breland. Viorr pagó la recompensa pacatada, y aceptó llevarse a la hermana de Stellos para que sus agentes la interrogaran. También ofreció a los héroes pasaje en tren de vuelta a Sharn donde él estaba seguro que aún tenían negocios que atender.

Así, los héroes pudieron por primera vez en semanas tomar una deliciosa cena sin miedo de que los atacaran en medio de la noche, descansaron un par de días, y pronto tomaron el tren de vuelta a Sharn para seguir con sus aventuras.

View
Combate en el tren y escape en el bosque
Sesión del 13 de agosto

ebrron_blade_01.JPG La acción se resume cuando empieza el combate en los vagones den tren.

El grupo de héroes se encuentra rodeado en uno de los vagones de carga. Kiba y Varda aseguran la puerta hacía el vagón trasero en el que se encontraba el mayor grupo de forjados, incluídos su líder. Weston empieza a entonar un canto de batalla y Thorvald, Bo y Kora se dedican a atacar al par de forjados que les había cortado el paso desde el primer vagón de pasajeros.

Kiba y Varda ven como la puerta es destrozada en mil pedazos por un hechizo de un par de forjados.

En eso, los héroes notan como algo empieza a golpear el tren. Al levantar su vista notan que el vagón está siendo bombardeado con explosivos desde los dinosaurio alados montados por halflings. Thorvald les grita que la mejor opción que tienen es retirarse a los vagones frontales, ya que si continúan peleando ahí, podrían terminar destruídos con los vagones.

Varda y Kiba empiezan a detener el avance de los forjados del último vagón, mientras empiezan a replegarse.

Thorvald atraviesa a un forjado al frente suyo con su espada, y Bo hace un corte doble con sus espadas al otro forjado que bloqueba su camino.

Weston se acerca al comunicador e indica que el tren está siendo robado por un grupo de forajidos. Y en unos pocos segundos, el tren empezó a acelerar.

Los forjados restantes, entre ellos su lider, quien en lugar de una mano tenía una cimitarra, y un hechicero, llegan al vagón en el que se encuentran los héroes. Kiba empieza a cubrir la retaguardia.

Weston lanza uno de sus hechizos sobre el lider y ese queda paralizado. Dos forjados se acercan a Kiba, lanzan golpes, pero la medio orca fácilmente los esquiva. Dos forjados más sacan sus arcos y lanzan disparos a Kora y Varda, asestando golpes directos.

El forjado hechicero saca un cristal de colores que empieza a mover en su mano. Este es un hechizo que causa que Kiba y Kora quedaran hipnotizadas. Esto permite que los forjados se acerquen más al grupo. Un forjado lanza un golpe a Varda, y acierta causando una herida profunda.

Thorvald reaccionó rápidamente. Indica a los demás que empiecen a caminar hacía el frente mientras el causa una distracción. Bo y Weston empiezan a avanzar y en eso Bo grita que puede ver a Lucan. Todo el grupo mira hacía el frente y logran ver a Lucan y a Grilsha corriendo unos vagones más adelante.

Thorvald toma una de las espadas de uno de los forjados caídos y le lanza el conjuro de oscuridad. Tira la espada en medio del vagón, causando que todos queden a ciegas.

Los bombardeos de los halflings continuan y causan daños ahora en el vagón de pasajeros en el que se está moviendo el grupo de héroes.

Mientras Bo y Weston se lanzan en seguir a Lucan, Thorvald empieza a sacar a sus compañeros de la oscuridad para que puedan huir. Nyx, nota que el lider de los forjados se movía por el techo. Ella brinca para asomarse al exterior del tren y nota que los forjados están subiendo también.

Ella le indica esto a sus compañeros, y todos, ya libres del encantamiento y de la oscuridad empiezan a correr detrás de Lucan.

Mientras tanto, Bo y Weston, seguidos un poco después por Varda corrían detrás de Lucan. Lucan blandió el Filo del Alma y cortaba a los guardias a diestra y siniestra.

Lucan y Grilsha llegan a la cabina de mando. Grilsha usa un hechizo para abrir la puerta, y Weston, Bo y Varda ven como se cierra la puerta tras ellos.

Weston corre y abre la puerta, y solo pudo ver donde salió la espada de Lucan que le cortó el pecho. La sangra que emanó de la herida fue consumida por el arma. Varda lanza unos misiles másgicos y Bo lanza un golpe con sus espadas. Tanto la magia como el filo de las armas son certeros.

Mientras, el resto de los compañeros corren a toda a velocidad, tratando de llegar lo antes posible a la máquina. Arriba podían oir a los forjados correr sobre los techos de los vagones que corrían en la misma dirección.

Bo, Varda y Weston siguen combatiendo con Lucan, y en eso notaron que Grilsha carga su mano con un hechizo de electricidad que luego coloca contra los controles del tren. El tren pierde toda potencia y deja de levitar sobre las piedras guía. El tren, a toda velocidad es frenado absolutamente y esto lanza a los héroes contra las paredes, lo que causa fuertes golpes en ellos. Pero la velocidad era tal que el tren también empieza a girar y volcarse, lo que causa que algunos de los héroes caigan inconcientes.

Una vez que el tren queda inerte, los compañeros empiezan a levantarse, y notan que Lucan lleva a su hermana en brazos saliendo del tren. Con fuertes heridas, los héroes se reunen alrededor del cuerpo de Weston, cuyas heridas le habían hecho caer casi muerto y Thorvald invoca el poder de la Hueste Soberana y les regresa un poco de su vitalidad.

Sin revisar más y sin saber el paradero de los forjados, a quienes dieron por muertos después de ese accidente, deciden ir detrás de Lucan y abandonan el tren. Kora y Bo empiezan a rastrear a Lucan a través del bosque y descubren que ha asumido la forma de un lobo. Nyx concluye que él debe de estar buscando llegar a Karrnath a través de los ríos de la zona que lleva a la isla de Thronehold, el antiguo trono de las 5 naciones.

Los héroes deciden no descansar y aprovechan toda la noche siguiendo el rastro de Lucan, hasta llegar a las orillas del Río Brey, justo en un punto en que se ensancha para formar un pequeño lago. Dentro del lago, cubierto un poco por el agua, ven las ruinas de un viejo templo.

Y en la entrada del templo, pueden ver como Lucan va entrando para resguardarse del sol del día.

templo.jpg

View
De Sterngate a Vathirond

sterngate.JPG Nuestros héroes se recuperan después de la caída del Destino Nublar. Con el esquife que Weston logró capturar del barco enemigo, Varda logró entender su funcionamiento para alcanzar la fortaleza de Sterngate alrededor del medio día.
Al llegar fueron detenidos por un momento por los guardias. Su capitán les prometíó consultar sobre su misión en Sharn y los dejó moverse por el pueblo.
Weston y Bo lograron vender el esquife en 800 piezas de oro. Kora y Kiba fueron a enviar un mensaje a la casa Vadalis y Varda y Nix fueron a la estación de la Casa Orien para asegurar que pudieran tomar el tren relámpago hacia Flamekeep, y tratar de encontrar a Lucan en el camino.
Los héroes aprovecharon el tiempo hacia Starilaskur para descansar y recuperar sus fuerzas.

A pesar de que Kiba utilizó sus poderes para tratar de encontar a Lucan en el tren, no tuvo éxito. O el vampiro está muy bien escondido o viaja por otro medio. En todo caso, los héroes harán todo lo posible para evitar que llegue a Korth, en Karrnath.

Poco después de la parada en Starilaskur, mientras comían, una mujer de raza Kalashtar se acercó ofreciéndoles un regalo, una botella de una bebida exótica proveniente los Principados Lhazaar. Ella dijo que el regalo era para Nyx.
Nyx presionó para saber de parte de quien venía, y ella, después de pedir que hablaran a solas, le explicó que representa a un grupo de ladrones y espías que están preocupados por ella.
Esta mujer, de nombre Zailoth, explicó que ella opera desde Fairhaven en Aundair, en un librería llamada el Último Sigilo. El grupo que ella representa se hacen llamar los Rastreadores Cuervos.
Zailoth le explicó a Nyx que había un precio sobre su cabeza, pero que no sabía por qué. Qué un ladrón conocido como Marcel “el vicioso” había logrado eliminar a 3 de los más importantes líderes del gremio de los espias y había asumido el poder de tanto el gremio de los espías y ladrones y que ahora quería fundirlos en uno solo. Zailoth considera que esto sería un enorme problema para los negocios de ambos gremios, y que Marcel solo es un abusador que le interesa dañar el balance político después de la guerra. Zailoth cree que ellos deben de hacer todo lo posible para usar sus destrezas como ladrones y espías para dañar las acciones de Marcel y así hacerle perder poder.
Por el momento los Rastreadores Cuervos son muy pocos, y aunque no están buscando que Nyx se les una, si creen que ella es clave para Marcel por algún motivo. Zailoth le ofreció información de 2 lugares seguros más a dónde podría encontrar a los Rastreadores: en Sharn, en un negocio de objetos extraños que se llama El Diente Abandonado a cargo de Loret, y una pastelería en Korth a cargo de un forjado que se llama Vainilla.
Nyx le explicó que en este momento está con un grupo en el cual confía pero que se mantendría cuidadosa de en quién confiar. Zailoth se despidió.
El grupo tomó un trago de la bebida conocida como Terciopelo de Perry.

El tren llegó a la estación de Vathirond en la cual se detuvo por un corto tiempo y reanudó su viaje un tiempo después.

Más adelante, cuando Kiba realizaba una ronda de vigilancia, notó una extraña somba que pasaba sobre el tren. Kiba fue con Kora y salieron del vagón para asomarse por encima del tren.

Volando sobre el tren, 6 dinosaurios planeadores montados por Halflings parecían posicionarse en diferentes puntos del tren, pero en particular en el último vagón, al que los héroes no habían tenido acceso.

Kiba salió corriendo en dirección hacia el vagón pensando que los Halflings buscaban a Lucan, quien podía estar en ese vagón, mientras Kora le anunciaba a los demás de lo que pasaba.

Kiba llegó al vagón y encontró a un grupo de 7 forjados, todos luciendo sus armaduras de color negro, que rebuscaban entre las cosas cosas ahí presentes. Al ver a Kiba, uno de los forjados gritó “Ella es uno de los que tienen el esquema. Atrápenla para llevarla ante el Señor de las Navajas”.

En ese momento el resto del grupo llegó al mismo vagón en el que se encontraba Kiba y al ver para atrás, descubrieron que otros 4 forjados veían desde el frente del tren.

Los héroes tomaron sus armas y se prepararon para el combate inminente.

View
Abordo del Destino Nublar
Continuación de combate

El Destino Nublar, barco volador que tomaron para seguir a Lucan Stellos en su huída, se encontraba asediado por soldados de la Garra Esmeralda.

Los héroes, con un poco de ayuda de algunos de los marinos del barco empezaron a vencer a los invasores, pero entre más vncían, más llegaban por medio de eskifes desde el barco que los seguía.

Los invasores empezaron a matar a la tripulación, y esto enfureció a los héroes quienes empezaron a luchar cpn más fuerzas.

Thorvald lográ inutilizar con un hechizo de oscuridad a uno de los eskifes, y esto da tiempo para que Varda, utilizando su hechizo de esfera flameante quemara a su tripulación. El eskife pierde el control y golpea fuertemente el costado del barco. Algunos de los invasores y al menos uno de los marinos son lanzados fuera de borda, mientras el barco se empieza a inclinarse hacia babor, corriendo el peligro que todos aquellos que están en cubierta llegaran a caerse.

Weston brincó heróicamente hacia el eskife y logró tomar el control, aunque casi no lo podía controlar. Sin embargo, este vehículo ya le daba al grupo una posibilidad de escapar.

Bo corre a tomar el timón para evitar que el barco siga sin control y trata de enderezarlo, y aún con su falta de conocimiento de naves voladoras, es capaz de lograrlo.

MIentras, el barco de donde venían los invasores se acercó, y el enemigo del grupo, Garrow, se encontraba en la cubierta, sosteniendo el cuerpo inerte de Elaina, a quien dijo que intercambiaría por Stellos.

Kiba y Nix bajaron rápidamente a la zona de cargamento. Buscaron en los cuartos y bodegas, pero no dieron con Stellos. Su plan no era entregarlo, sino hacerle ver el peligro que corría el barco en el que él mismo viajaba.

Uitlizando su poder de canalizar energía, Kiba logró sacar a Stellos de su escondite, y este, después de escuchar la explicación de ellas, decidió salir a cubierta. El sol se estaba levantando por el oriente y todos sabían que Stellos no tendría mucho tiempo para actuar.

Lucan observó sus alrededores y lanzó su espada hacía el anillo mágico que permite al barco elevarse por las nubes. El barco empezó a caer en picada.

Con solo unos pocos segundos para reaccionar, los héroes empezaron a valorar sus opciones ¿y si invocaban a un grupo de elementales? ¿sería Weston capaz de alcanzarlos en caída?

Nix recordó que los marinos de barcos como este portan un anillo de caída de pluma que les salvaría la vida en caso de algo como esto. Dentro de los cadaveres que encontraron 4 de esos anillos. Los dividieron y saltaton del barco justo unos pocos segundos que este se estrellara.

Una vez en el suelo, podían ver a la distancia los restos del Destino Nublar. Bo notó que se encontraban al sur de la Corona del Dragón en Breland, a una breve distancia de Sterngate, que sería su siguiente parada en busca de Stellos.

View
Susurros de la Espada del Vampiro

A raiz de su éxito con los trabajos para la Casa Cannith, los héroes reciben una invitación de un contacto misterioso.

El contacto resulta ser Viorr Maelek, líder de las Linternas Oscuras, grupo de espias del reino de Breland,

Después de una audición que fue el enfrentar un gorila en cautiverio, Viorr les expone la misión. Hace unos días, uno de sus mejores agentes, Lucan Stellos, robó un artefacto muy poderoso, una espada del reino de Karrnath de la época de la última guerra.

Lucan se dirige a Trolanport, capital de Zilargo, y los héroes deben de tratar de capturarlo. Lucan tomó una carroza y parece estar acompañado.

Los héroes reciben caballos de la casa Vadalis y persiguen a Lucan aprovechando la mayor velocidad de sus caballos.Al grupo de une Thorvald, un clérigo de la Hueste Soverana.

Durante el camino, descubren que otros buscan a Lucan y que Lucan es acompañado de su hermana. En el camino, Garrow, a quien enfrentaron, rapta a Elaina.

Lucan se les escapa y esto lleva a los héroes a Trolanport. Ahí visitan la casa de la familia de Varda y descubren que su familia está casi en la quiebra y que sus padres murieron.

Nyx, por su parte, vuelve a entablar contacto con sus viejos contactos en los círculos de los ladrones.

Los héroes descubren que Lucan estará presente en una fiesta dada por la embajadora de Aundair.

Los héroes se olgran infiltrar a la fiesta y en medio de esta, logran identificar a Lucan. Un combate es propiciado y el caos de la fiesta causa estragos.

Lucan escapa usando sus habilidades (los héroes consideran que es un vampiro) y los héroes, después de hablar con la embajadora, Neya ir’Krell, quien confiesa que Lucan es su amigo, les indica que él va a partir en un vuelo de un barco aéreo.

Los héroes corren y logran subir al barco en el último minuto.

A pesar de que hacen lo posible por encontrar a Stellos, no hay rastro alguno de él en el barco.

Sin embargo, a varios días de viaje, el barco es atacado por soldados de la Garra Esmeralda, quienes están abordando y tratando de buscar algo dentro de la nave.

Y aquí se resume la historia.

View
Sombras de la última guerra
Aventura

Posterior a sus aventuras en las entrañas en Sharn, Elaydren volvió a contactar a los héroes para ofrecerles un nuevo contrato.

Al llegar a la estación de la casa Sivis para recibir el mensaje de Elaydren, encontraron que el lugar había sido atacado. Encontraron el mensaje y se retiraron antes de que llegaran los guardias de la ciudad.

La misión, esta vez, era utilizar un mapa antiguo para visitar la Tierra del Duelo. Para ello, tomarían el tren de la casa Orien hasta Sterngate, de donde deberían seguir en caravana a través de las montañas hasta llegar a Daargun, y de ahí llegar a Rhukaan Draal.

El asalto en el tren

Mientras viajaban hacia Sterngate, el tren fue atacado por unos bandidos en busca de una joya.

La joya resultó contener un mal indescriptible y se encontraba en las manos de una niña. El grupo, después de enfrentarse a los bandidos y deshacerse de ellos, se quedó con la joya, la cual fue entregada a Zelda, una misteriosa mujer que viajaba en el tren y que les entregó una Mokona, una critura mágica con una personalidad muy particular.

Viaje a la Tierra del Duelo

El viaje a Rhukaan Draal tuvo contra tiempos., pero pudieron llegar al Mercado Sangriento, en la capital de Daargun, en donde consiguieron transporte hasta el límite de la tierra del duelo.

Al llegar, encontraron un viejo poblado en ruinas completamente cubierto en vidrio. Soldados de la Garra Esmeralda estaban buscando algo en el lugar. Eran dirigidos por un sacerdote de nombre Garrow, quien aparentaba ser un vampiro.

Después de un fuerte enfrentamiento, los héroes se deshicieron de los soldados y Garrow escapó. Los héroes entonces pudieron investigar el lugar y encontraron coordenadas que correspondian al viejo mapa. Esto les dio la ubicación del Hogar Blanco, la forja que Elaydren les solicitó buscar.

El viaje a través de la Tierra del Deulo no fue sencillo, pero muchos días después pudieron encontrar la entrada a la forja.

La forja contaba con un sistema de puertas mágicas que lo convertia en un laberinto. Dentro de la forja, descubrieron un grupo de lobos dirigidos por un lobo con inteligencia que podía hablar la lengua común.

Después de resolver los problemas de las trampas y secretos de lo sucedido en la forja, lograron encontrar el esquema que buscaban.

Al salir de la forja, fueron atacados por un nuevo grupo de soldados de la Garra Esmeralda dirigidos por Garrow. Elaina perdió a su lobo y lograron huir sin vencer a Garrow al llegar el transporte Elemental manejado por Failin.

Los héroes lograron regresar a Sharn en donde se reunieron con Elaydren para recibir su recompensa.

View
En los capítulos anteriores...
Resumen de la campaña hasta ahora

El grupo de aventureros empezó su historia en un viaje en una caravana hacia la ciudad de Sharn en la nación de Breland. Sharn, considerada la más importante ciudad del continente era la oportunidad de encontrar oportunidades de riqueza para los aventureros.

En estas primeras aventuras se conocieron Kiba (la medio orco paladina de la Llama Plateada) Kora (halfling ranger de las planicies Talenta), Varda d’Sivis (evocadora gnomo) y Nix (Changeling rogue).

Al llegar a Sharn, conocieron a Bo (Shifter Ranger), Weston (Aasimar Bardo) y a Elaina d’Phiarlan (druida elfa) y así empezaron su primera aventura en la gran ciudad.

La Forja Olvidada

Mientras el recién formado grupo de aventureros buscaba un lugar en el que hospedarse en la abarrotada ciudad.

Mientras cruzaban de una torre a otra en medio de la noche y con lluvia torrencial, los héroes pudieron observar como un hombre era asesinado. Ellos decidieron ayudar, y enfrentaron a un Forjado de cuyo cuerpo se escapó una esfera. En el cuerpo del muerto encontraron un diario en blanco. El diario se veía de alta calidad, de cuero con fibras de mithral.

Los aventureros se hospedaron en la posada El Minotauro Temeroso, en donde recibieron un mensaje para reunirse para un posible contrato en la posada El Yunque Quebrado, ubicada en la Torre de los Masones.

Su contacto era Elaydren d’Vow, una pequeña casa miembro de la Casa Cannith.

El contrato era para ir a una antigua forja olvidada en los subniveles de Sharn, en una zona olvidada en épocas remotas para buscar un esquema, una antigua fórmula que los artificers de la casa Cannith podrian usar para revelar secretos perdidos en el pasado.

La primera parada fue en el Mercado de las Ratas, en los subniveles de la Torre Dorasharn y desde ahi contrataron a un guía que los llevara al sistema de exclusas que servía de única guía para encontrar la entrada a la forja.

Después de un encuentro bélico no esperado, los héroes dieron con la puerta a la forja. Lograron entrar y encontraron ruinas.

En dichas ruinas enfrentaron varios peligros hasta que dieron con la forja, que se encontraba custodiada por dos Defensores de Hierro, autómatas de aspecto canino diseñados por la casa Cannith para custodiar lugares importantes.

Los héroes pudieron encontrar el esquema y al salir fueron enfrentados por un nuevo forjado al que también pudieron vencer después de una ardua batalla. Este forjado también dejó salir una esfera.

Los héroes regresaron para finalizar su negocio con lady Elaydren, quien les ofreció trabajo para el futuro.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.